Joya Árbol de la Vida (leyenda del Árbol de la Vida celta)

Joya Arbol de la Vida

Joya Árbol de la Vida (leyenda del Árbol de la Vida celta)

El árbol de la vida es un símbolo de gran valor en la cultura celta. Hoy en día se puede apreciar esta imponente figura en pinturas y especialmente en piezas de joyería Tenerife. Sin embargo, muchas personas usan tales artículos sin conocer el significado que posee.

Se trata de una imagen que forma parte de la esencia de diversas culturas. Es por tanto, un símbolo cargado de un notable sentido religioso que se relaciona, incluso, con el relato de la creación del hombre narrado en el libro del Génesis.

Aunque en opinión de muchos no es más que una figura atractiva, el árbol de la vida tiene un gran significado. La imagen está compuesta por tres partes: raíces, tronco  y ramas, y de esta manera se representa al cosmos.

Las raíces hacen referencia al mundo subterráneo, el tronco es la representación de la realidad terrenal y las ramas son un reflejo del plano celestial. Al mismo tiempo, al contemplarlo en su totalidad, se puede admirar el proceso vital del ser humano.

Así, el hombre nace de una semilla, durante su crecimiento va adquiriendo personalidad y fuerza, como el tronco, a través de las experiencias vividas. A partir de ello, puede tomar decisiones que se representan en la frondosidad de sus ramas.

¿Por qué usar una joya del Árbol de la Vida?

Por que usar una Joya del Arbol de la Vida

La joya del árbol de la vida es una pieza magnífica en términos estéticos. Si se ignorara su significado, seguiría siendo un artículo caracterizado por su belleza y esto sería suficiente motivo para querer tenerlo.

Para quienes son conscientes del valor de esta pieza, esta constituye mucho más que una joya de admirable belleza. Por encima de eso, es un amuleto que les permite mantener un aura de positividad mediante la atracción de buenas energías.

Asimismo, es un reflejo de la armonía y el equilibrio que debe reinar entre el hombre y los demás elementos que componen el universo. Por eso, es una joya que inspira sabiduría y conduce al autoconocimiento a quien la usa.

No hay que ser una persona religiosa para apreciar el valor de esta hermosa joya. Ciertamente, es una figura cargada de un fuerte sentido de espiritualidad, aportado por la cultura celta y las demás que lo han adoptado. Pero debe reconocerse que su simbología parte de una premisa que permite reflexionar sobre el sentido de la vida, aunque no se compartan los postulados de una determinada corriente de fe. El árbol de la vida es una imagen muy versátil que puede incorporarse en distintas piezas de joyería. Collares, pendientes, pulseras y anillos son elaborados con este símbolo para facilitar su uso. Bien sea por motivos religiosos o simplemente por su indiscutible belleza, es un producto que conviene tener en la colección personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *