Joyas en Canarias

Joyas en Canarias

Joyas en Canarias

Una joya es un artículo de carácter ornamental, fabricado por lo general con piedras y metales preciosos que se luce en el cuerpo. Entre los objetos más utilizados se encuentran los collares o cadenas con dijes, pulseras o brazaletes, anillos y zarcillos o pendientes, y también se incluyen aquellas piezas dedicadas a embellecer el peinado. Las mujeres suelen amarlas y usted puede buscar las más finas y elegantes en nuestra Joyería Tenerife cuando lo desee.

Además existen modelos masculinos y son tan solicitados como los femeninos. La cuestión es que desde la antigüedad, y prácticamente en todas las culturas, la especie humana ha conferido importancia al acto de adornarse. Asimismo, se han usado como símbolo de poder y de riqueza para hacer notorio un estatus o una posición social, para protección contra los malos espíritus, en cuyo caso se denominan amuletos, o incluso por su funcionalidad.

Es común que a las joyas se las considere una expresión artística valiosa, debido al coste de los materiales empleados en su fabricación y por el trabajo de orfebrería inherente. En otra época se las valoraba como objetos transaccionales válidos para la compra y venta de productos. En la India, por ejemplo, las prendas de oro representaban la dote que entregaba el padre de la novia durante la celebración del acto matrimonial.

Diversas culturas unidas por una necesidad común

Diversas culturas unidas por una necesidad comun

Las joyas también se usan como señal de pertenencia a un grupo étnico o religioso. Este es el caso del crucifijo que portan los católicos o la estrella de David de los judíos. Inclusive las personas casadas llevan el denominado anillo de boda en el dedo anular, un símbolo de la alianza establecida para unirse a través de una ceremonia nupcial.

Durante mucho tiempo se le ha dado trascendencia a la joyería por ser un símbolo valioso de la feminidad, que contribuye a que las mujeres se sientan bonitas y además seguras. En cualquier caso las piezas que se colocan en distintas partes del cuerpo sirven para destacar de manera atractiva la belleza natural, la elegancia y hasta la discreción o la sensualidad de la dama que la muestra con orgullo.

La joyería fina comercializada en estos tiempos modernos incluye casi siempre oro de 18 K, que es una medida de su pureza. El elemento natural (24 K) no se utiliza en los continentes americanos y europeos con este fin por ser demasiado blando, aunque sí en el resto del mundo. Otro metal noble de amplio uso es la plata, y con fines decorativos se suele emplear la sterling, que contiene 92,5 % de dicho material.

El platino, paladio, titanio y el acero inoxidable también se utilizan con frecuencia en ciertos trabajos de menor vistosidad y precio. Ciertas piedras minerales u orgánicas, como el diamante, rubí, esmeralda, perla, etc., pueden engastarse para aumentar la belleza y el valor de una pieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *